martes, 18 de mayo de 2010

¿LA INFIDELIDAD ES JUSTIFICABLE?

Existe un tema que es muy recurrente dentro de las conversaciones de cualquier sector de la sociedad: la infidelidad.
Hace unos días se informó, en un periódico local, sobre la muerte de Tanilo Santos. No voy a dar detalles de lo ocurrido pues ese no es mi trabajo, sin embargo, días después del suceso, comenzó a circular el rumor de que la señora Natalia Santos, cónyuge del hombre antes mencionado, le era infiel a su esposo con el hermano de este. Ella lo negó categóricamente en una entrevista que se le hizo, pero él (el hermano de Tanilo) dijo que el rumor era cierto, que Natalia y él se habían enamorado y tenían una relación desde hace mucho tiempo. Ante estas declaraciones no puedo dejar de preguntarme ¿Existe algún motivo que justifique la infidelidad?
Si nos remontamos a cualquier fecha en la historia podremos darnos cuenta de que la infidelidad es tan antigua como la vida de pareja, de que existe desde hace miles de años y de que ella ha sido la responsable de numerosos sucesos que han marcado la historia del mundo; mencionaré el caso del rey Enrique VIII, esposo de Ana Bolena, que le era infiel a la reina con la hermana de esta.
Pero, volviendo a la pregunta anterior ¿Se puede justificar una infidelidad? Yo creo que no existe ninguna razón para tal acción. Muchas personas opinaran que el amor es un motivo más que justificable para la infidelidad, pero, a mi manera de ver las cosas, ser infiel es algo que no puedes disculpar aún cuando no estés enamorado de tu pareja. Si una persona se enamora de alguien más que no sea su compañero, entonces debe abandonar la relación que este manteniendo en ese momento para así comenzar la otra sin ningún cargo de conciencia.
Claro, soy consiente de que la mayoría de las personas somos un poco reticentes a causarle dolor a alguien más, ni siquiera un dolor emocional. De hecho, a menudo se presenta esto último como la excusa predilecta que usan las personas cuando se les interroga la razón por la que no dejaron a su pareja antes de meterse en una nueva relación; “es que no quería herirlo con mis acciones, por eso no le dije que estaba viendo a alguien más”. Yo creo que esta excusa, al igual que ocurre con el amor, está totalmente fuera de lugar; lo que esas personas tuvieron fue miedo a la reacción que generaría su infidelidad y por eso lo mantuvieron en secreto.
No importa la razón que una persona dé para justificarse, la infidelidad está mal y hasta que no lo entendamos no podremos dejar cometerla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada